Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Reflexión, autoconocimiento y evidencias

¿Cómo enfrentar una pauta de reflexión?

¿Qué significa reflexionar?

 

Se refiere al ejercicio de pensar y considerar un asunto con atención y detenimiento para estudiarlo, comprenderlo y, de este modo, formarse una opinión sobre ello o tomar una decisión. En el contexto de la Asignatura Proceso de Portafolio (APP), consiste en meditar, analizar y evaluar detenidamente los principales aspectos referidos a los siguientes temas: 

 

  • Mi aprendizaje y desempeño previo en Duoc UC
  • Mis desafíos del semestre
  • Mi plan de trabajo diseñado para el semestre
  • Mi carrera y expectativas
  • Mis habilidades y desafíos

La reflexión que se lleva a cabo en el contexto académico del Proyecto de Portafolio, tiene el propósito es reconocer y evidenciar qué has aprendido hasta ahora, qué habilidades y destrezas has desarrollado, e identificar aquellos contenidos o habilidades que debes potenciar y que tal vez no se han desarrollado de forma óptima, entre otros.

 

Una vez realizado este ejercicio mental de reflexionar, podrás tener mayor claridad de la forma en la que estás llevando tu proceso académico, lo que resulta de gran utilidad para mejorar y enfrentar nuevos desafíos. 

Ahora bien, para que realmente la reflexión sea efectiva, la escritura es fundamental, pues permite que nuestro cerebro evalúe mejor los datos que recibe, organizándolos, lo que contribuye a asentar mejor las ideas en la mente, cuyo resultado es recordar de forma más clara. De ahí la importancia de responder las preguntas de las pautas de reflexión.

Pasos para responder una pauta de reflexión

Para dar respuesta a las pautas de reflexión de tu proceso de portafolio, sigue estos tres sencillos pasos:

1.    Lee atentamente la pregunta que se plantea en la pauta, atendiendo a lo que solicita.

Ejemplo: ¿Qué crees que podrías haber hecho distinto o de mejor manera para lograr tus objetivos académicos?

Recomendación:  Lee la pregunta y considera lo que solicita. En este caso, la respuesta requiere autocrítica, es decir, que realices un análisis de los actos y comportamientos de tu desempeño en la asignatura. Lo que define los procesos humanos es que son perfectibles, es decir, pueden mejorarse. Para ello, debemos ser honestos y tener una voluntad genuina de progresar.

 

2.    Fíjate en las oraciones finales de las preguntas, pues incorporan información importante sobre las acciones requeridas para formular una respuesta completa.

Ejemplo: ¿Qué habilidades o actitudes crees que debes desarrollar o fortalecer para cursar este semestre de manera exitosa? Menciona al menos tres. 
Recomendación: En esta pregunta, debes cumplir a cabalidad con el último requisito que se señala, ya que si solo mencionas solo una o dos debilidades, la respuesta quedará incompleta.

 

3.    Presta atención cuando hay más de una pregunta en el mismo enunciado, ya que tu respuesta debe incluir todas las acciones que se solicitan.

Ejemplo: ¿Lograste desarrollar las actividades que te propusiste? ¿Por qué? Justifica tu respuesta con al menos tres argumentos. 
Recomendación: Considera cómo la pregunta anterior no solo requiere que respondas con un "Sí" o un "No", sino que cumplas con otros dos aspectos: que expliques el porqué de tu respuesta y que esta incorpore tres razones. 

 

4.    Redacta tu respuesta.

A continuación, se presentan algunas sugerencias para responder de manera estratégica las preguntas que encontrarás en las pautas de reflexión:

Consejos para responder preguntas en las pautas de reflexión
  • Lee detenidamente cada pregunta que se presenta en la pauta de reflexión, pues es la clave para responder adecuadamente. Tómate el tiempo de analizar la pregunta, enfocándote en los términos claves que te indican lo que se solicita. No es lo mismo analizar, que explicar, que comparar o que evaluar de forma crítica. Es por ello lo que nunca debemos empezar a escribir sin ser totalmente conscientes de qué es lo que nos piden.
  • Busca el significado de aquellos términos que no conoces, con la finalidad de comprender de forma completa la interrogante. Nunca respondas una pregunta sin tener claridad de qué es lo que debes responder.
  • Fíjate que dentro de la pregunta no haya otras, pues de ser así, debes responderlas todas y en el orden que se plantean. 

Ejemplo:
¿Podrías relacionar lo aprendido con otras asignaturas o áreas de interés?, ¿de qué forma?
En el ejemplo se observan dos preguntas, las que debes responder obligatoriamente para cumplir con lo solicitado.

  • Redacta en primera persona, lo que significa que el verbo utilizado hace referencia a un “yo”. Esto se evidencia concretamente en cómo se conjugan los verbos. Por ejemplo: “considero”, “realizo”, “resuelvo” están conjugados en primera persona. 
  • Procura siempre redactar, en un cuaderno o en la misma pauta (Word), un borrador de la respuesta con la finalidad de ordenar tus ideas. De este modo, tu redacción será más clara y precisa. Esto es muy importante, porque muchas veces se cree erróneamente que, al ser consultados por aspectos más personales, por ejemplo, mis aprendizajes, desempeño, desafíos, etc., no es importante el orden y la estructura al momento de responder. 
  • Argumenta bien tu opinión para así ganar credibilidad en cada una de tus respuestas. Evita la repetición de ideas, esto es, plantear lo mismo con otras palabras. También procura ser cuidadoso al momento de escoger las frases de conexión, aquellas que nos llevan de una idea a otra.
  • Evita escribir frases muy largas. Se recomienda emplear entre 15 a 25 palabras por cada oración contenida en cada uno de los párrafos, con la finalidad de facilitar la lectura de las ideas presentadas. Para contar el número de palabras en Word, debes seleccionar el texto y fijarte en el extremo inferior izquierdo. 
  • Usa conectores, pues a través de ellos es posible unir de forma lógica unas ideas con otras. Existe una larga lista de conectores, clasificados a partir del tipo de relación que establecen. Por ejemplo, causales: ya que, porque, puesto que, dado que; adversativos: pero, no obstante, sin embargo; concesivos: a pesar de, pese a que, aun cuando, etc. entre una idea y otra.
  • Utiliza signos de puntuación (comas y puntos, por ejemplo). Así, las ideas planteadas en tus respuestas serán comprendidas con claridad.
  • Lee en voz alta tus respuestas para revisar los signos de puntuación. Asimismo, evita sonidos o rimas internas.
  • Revisa las veces que sea necesario las respuestas escritas, hasta obtener la versión final que responda a tu objetivo. Entre los aspectos a considerar en la revisión se encuentran la formulación de ideas, estructura, coherencia, cohesión, adecuación, comprensibilidad, repetición de palabras, sintaxis, estilo, gramática, ortografía, puntuación y presentación.

 

Es muy importante que, tras reflexionar y escribir tu respuesta, revises tu redacción para constatar que tenga coherencia y resulte comprensible. 

No olvides que todo proceso de escritura requiere de una revisión.

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional

Bibliotecas Duoc UC