Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Documentos académicos y presentaciones

Uso de la información en el ámbito académico

Independiente de tu área de estudio, la base de tu formación académica es la información especializada acerca de tu disciplina. Por lo tanto, saber usar la información de forma eficiente y ética es clave en la construcción de tu propio conocimiento.  

En el contexto académico, concepto utilizado para denominar a las personas, entidades, objetos o proyectos que se relacionan con niveles de educación superior, el manejo y tratamiento de la información es distinto al escolar, dado que el objetivo y nivel de exigencia es otro, mucho más elaborado y complejo. 

A continuación, te presentamos un recuadro que muestra las principales diferencias referidas al uso de la información en estos dos niveles educativos: 

Ámbito escolar  
(colegio) 

Ambiente escolar

Ámbito académico  
(educación superior-instituto) 

Ámbito académico

La información proviene del docente, no se explicita su origen.  La información se contextualiza, se explicita la fuente. 
La información se entrega al estudiante. La información proviene de las búsquedas bibliográficas realizadas por los alumnos. 
El conocimiento se reproduce.  Se busca generar y/o transformar conocimiento, no reproducirlo. 
Se determina lo que es verdadero y falso.  Énfasis en el cuestionamiento de la información. 
Los textos producidos por los alumnos corresponden a compilados de información de distintos lugares, sin un origen claro.  Se parte de otros escritos y autores, buscando la manera de integrar la variedad de información en el texto producido por el alumno. 

¿Cuáles son las actividades que requieren saber usar la información en la enseñanza superior? 

Una de las principales corresponde a la elaboración de trabajos académicos, referidos a los distintos tipos de textos elaborados por docentes y alumnos, como parte del quehacer educativo y formativo.  

Todo trabajo académico está sujeto a la disciplina o área de estudio, considerando que existen distintas técnicas de trabajo o investigación. En este sentido, el docente es el responsable de entregar las principales pautas en la organización, pese a la existencia de formatos para la realización de trabajos de este estilo.  

Existen diversos tipos de trabajos académicos, dependiendo de factores como la finalidad que persiguen. Entre los más requeridos en la educación superior técnica o profesional, se encuentran los siguientes:  

Tipos de trabajos académicos 

→ Informes  

→ Artículo o paper 

→ Ensayo 

→ Revisión bibliográfica 

→ Resumen 

→ Monografía 

→ Tesina 

→ Tesis 

→ Memoria 

→ Portafolio de título 

→ Etc. 

Los trabajos académicos corresponden al resultado de una investigación acerca de un tema. Por lo tanto, evidencian la capacidad de indagar en profundidad acerca de un asunto relacionado a la carrera o ámbito de estudio.  

¿Qué significa saber usar la información al momento de realizar un trabajo académico? 

Dado que todo trabajo académico se construye en base a información que ya fue formulada antes por otros autores, se entiende que “saber usarla”, en el contexto de la realización de un trabajo académico, consiste en la construcción de nuestro propio conocimiento en base a esta y, por otro, en la acción de reconocer la autoría de sus creadores.  

Las principales tareas relacionadas al uso adecuado de la información, con el propósito de realizar un trabajo académico, son las siguientes: 

→ Documentarse.

→ Analizar la información.

Formular ideas propias apoyándose en citas.

→ Presentar las referencias de las fuentes utilizadas.

¿Qué significa documentarse en relación con un estudio académico? 

Consiste en reunir los antecedentes o información necesaria respecto al tema de estudio, trabajo o investigación que se realizará. Esta tarea resulta clave para activar los conocimientos.  

Los tipos de documentos o información utilizados con mayor frecuencia en el ámbito académico, con el propósito de realizar trabajos, está conformado principalmente por manuales de estudio, artículos de investigación, informes, normativa técnica, legislación, etc. 

 ¿Cómo se analiza la información recopilada? 

Analizar la información consiste en procesar la documentación seleccionada, mediante la lectura y anotaciones de ideas consideradas relevantes, a partir del propósito del trabajo que debemos realizar. Esta acción es muy importante, pues permite aprehender la información como nuevo conocimiento personal que, posteriormente, será la base para elaborar algún trabajo académico. 

A continuación, se presentan las principales consideraciones para realizar un análisis adecuado de la información: 

Leer de forma activa y selectiva: este tipo de lectura es característico del ámbito académico, y se refiere básicamente a la idea de escoger las partes que demandan mayor atención, en función de nuestro objetivo. 

Realizar anotaciones o apuntes: estos ayudan a orientar la lectura, así como a comprender mejor la información. Se debe tomar apuntes acerca de lo que sea más relevante, según tu objetivo. Estas anotaciones serán producto del análisis de la información que, posteriormente, te permitirá elaborar tu propia síntesis.  

¿Cómo se realiza una lectura activa y selectiva?

Icono de lectura

¿Cómo tomar notas o apuntes?

Toma de nota

Una estrategia para realizarla es atendiendo a los indicios del texto. Esto significa leer solo algunas partes del documento, con la finalidad de identificar aquellas ideas que serán de relevancia para realizar nuestro trabajo.  

Las principales partes que presenta un texto académico y que nos proporciona información de gran valor, corresponden a las siguientes:  

  1. Resumen o abstract 

  1. Índice 

  1. Introducción 

  1. Nombres de capítulos 

  1. Epígrafe 

  1. Apartados 

  1. Recuadros 

  1. Frases en negrita y cursiva 

  1. Listas 

  2. Etc. 

Entre las principales técnicas, se encuentran las siguientes: 

- Apuntes breves y seleccionados: referido a realizar anotaciones, atendiendo siempre a nuestro objetivo.  

- Anotaciones ordenadas: es fundamental incluir como elemento central del documento creado, el autor y título (referencia bibliográfica) del texto. 

Las fuentes académicas explicitan su información básica para poder ser citada (autor, ciudad, editorial, año de publicación, etcétera). Por lo tanto, si estos datos no aparecen, significa que no es una fuente confiable. 

- Lenguaje propio y/o extracción de citas: las anotaciones pueden ser creadas a partir de nuestro propio lenguaje, resultado del análisis de las ideas formuladas por el autor.  

Por otra parte, también podemos apuntar de forma literal lo señalado por el autor, con la finalidad de incluirlo como cita en nuestro documento. En este caso, siempre se debe incorporar comillas y el número de página desde donde se extrajo la idea. 

Es importante realizar anotaciones de forma correcta, esto es, dejar constancia de la autoría de cualquier idea que utilicemos. Si no se realiza esta acción, se incurre en plagio, concepto referido a la copia de ideas ajenas, presentadas como si fueran propias. 

* Si quieres saber cómo se cita y de qué forma se presentan las referencias en un trabajo académico, revisa en el portal los temas relacionados a esta actividad clave. 

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional

Bibliotecas Duoc UC