Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Documentos académicos y presentaciones

Aspectos a considerar para elaborar un documento académico: 

La importancia del borrador del texto: Es básico considerar que lo primero que escribamos siempre corresponderá al borrador de nuestro escrito. La principal razón es que todo texto debe ser revisado, editado y transcrito varias veces hasta obtener la versión final, que responda a nuestro objetivo.
Organización del tiempo: La escritura de un texto académico lleva tiempo, por lo que es clave organizarlo en función de cada una de las etapas implicadas en este proceso. Sin esta consideración, ni las personas más expertas podrían escribir cómodamente y quedar conformes con el resultado.
Uso de la tercera persona: Corresponde a uno de los componentes clave al momento de redactar, ya que a través de la utilización de la tercera persona se pretende transmitir un punto de vista objetivo. Se puede implementar fácilmente, utilizando el “se” (se señala, se evidencia, se formula, se plantea, etc.).

Redacción mediante párrafos: Es fundamental la redacción de textos académicos a través de párrafos, ya que en cada uno de ellos se presenta y desarrolla una idea principal relacionada al tema.

Es clave saber que cada párrafo está compuesto por un conjunto de oraciones (delimitadas por un “punto y seguido”) relacionadas entre sí a partir de una organización lógica y de significado.

Para evidenciar claramente la redacción a través de párrafos, existen dos opciones:

a) Dejar un espacio entre uno y otro.

b) Aplicar sangría al inicio de cada uno, utilizando la tecla tabuladora (“tab”) del computador.  

Empleo de oraciones cortas: Generalmente, las oraciones más largas resultan de mayor complejidad al momento de formular las ideas. Esto, porque el sujeto se aparta del verbo, lo que puede generar confusión u obligar la relectura de estas. Por lo tanto, pese a que no existe una regla, se recomienda emplear entre 15 a 25 palabras por cada oración contenida en cada uno de los párrafos, con la finalidad de facilitar la lectura de las ideas presentadas.

Extensión de los párrafos: Se debe procurar que el número de líneas de los párrafos sea simétrico. Si bien no existe una regla en cuanto a este aspecto, se sugiere que cada párrafo contenga entre 4 a 12 líneas.

Es importante comprender que una secuencia de párrafos muy cortos, eventualmente, podría producir una lectura desagradable debido a los constantes cortes; por el contrario, una secuencia de párrafos muy extensos se vuelve abrumadora y no invita a la lectura.

Claridad: La redacción de un texto académico debe ser lo más clara posible. Esto significa que se deben evitar todas aquellas expresiones y palabras rimbombantes, ambiguas, confusas o rebuscadas, que no aportan a la expresión clara de las ideas.

Precisión: Esta se logra utilizando los términos o palabras específicas al formular una idea, de tal modo que esta se entienda claramente. Es fundamental considerar que la información transmitida desde tu cerebro al texto siempre será leída por otra persona, lo que significa desarrollar la capacidad de escribir para el lector.

Ejemplo:

• Debido a la irrupción de las tecnologías en el mercado, el Marketing Digital se posiciona mucho mejor en las empresas.

• El autor de esta oración sabe perfectamente con relación a qué otro elemento utiliza la expresión “mucho mejor”, no obstante, el lector no tiene cómo saberlo. Por lo tanto, es posible afirmar que esta oración carece de precisión.

Uso de conectores: Permiten que las ideas formuladas en cada uno de los párrafos se relacionen unas con otras, de forma lógica. Existe una larga lista de conectores, clasificados a partir del tipo de relación que establecen (causales, copulativos, disyuntivos, adversativos, consecutivos, comparativos, etc.), que resulta de gran utilidad conocer.
Redacción a través de etapas: Independiente si debemos producir un informe, artículo, ensayo o cualquier tipo de texto académico, es fundamental considerar los cuatro pasos clave que forman parte del proceso de escritura.

Etapas para redactar un documento académico:    

Etapas 
Características 
1.- Acceso al conocimiento

Acceso al conocimiento

  • Búsqueda de ideas relacionadas al tema del texto. 

  • Rastreo de información en la memoria, en conocimientos previos y en fuentes documentales. 

  • Identificación del receptor del texto y la intención de este (expositiva y/o argumentativa). 

  • Recordatorio de formatos para redactar el texto. 

2.- Planificación 

Planificación

  • Selección de la información necesaria en función del tema, intención y receptor del texto académico. 

  • Formulación de ideas principales y secundarias. 

  • Clasificación, integración, generalización y jerarquización de la información. 

  • Elaboración de esquemas mentales y resúmenes. 

  • Formulación de metas del proceso de escritura. 

3.- Redacción del borrador 

Redacción del borrador

Elaboración del borrador del texto, a partir del formato del texto académico (informe, artículo o paper, ensayo, etc.); mecanismos de organización textual; estilo y creatividad. 
4.- Revisión del borrador y reescritura de la versión final 

Revisión del borrador y reescritura de la versión final

Lectura del texto para identificar y resolver problemas. 

 

Este paso se puede considerar el más importante del proceso, pues se dan los cuidados finales al texto, en relación con la formulación clara de ideas, ortografía, gramática, ilustraciones, tipo de letra, tamaño, puntuación, color del texto final, etc. 

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional

Bibliotecas Duoc UC