Skip to Main Content
Parece que está usando Internet Explorer 11 o una versión anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, es posible que vea resultados inespera

Herramientas de empleabilidad

¿Cómo elaborar una carta de presentación?

Una vez finalizada la carrera que se está estudiando, el siguiente paso es adentrarse en el mundo laboral. Para hacerlo de la mejor forma, resulta básico contar tanto con una carta de presentación como con un currículum vitae. 

A continuación, se presentarán los aspectos más importantes relacionados con la carta de presentación: 

¿Qué es una carta de presentación?

Es el documento que acompaña al currículum vitae en el que se explican los motivos por los cuales se postula a un cargo, práctica, beca, entre otros. 

Ten presente que redactar una carta de presentación es uno de los requisitos más habituales para postular a algunos empleos, siendo determinante en la selección de la persona idónea para el cargo al que se está postulando.

¿Sabías qué?

Aunque no se solicite explícitamente, adjuntar una carta de presentación es una oportunidad que debes aprovechar.

¿Cuál es la importancia de una carta de presentación? 

Si bien el currículum vitae es un documento imprescindible para la candidatura a un puesto, es la carta de presentación la que anticipa al reclutador la información a la que tendrá acceso al continuar con su lectura, generando interés, dando contexto a la historia de vida laboral y señalando el valor añadido del perfil profesional. 

En la carta de presentación, el postulante a un empleo tiene la oportunidad de dar a conocer un poco más acerca de su trayectoria profesional y personal, dejando en claro por qué todo lo que se menciona en el currículum vitae lo convierte en el candidato ideal para el puesto. 

En otros términos, la carta de presentación otorga un impulso al currículum vitae, dándole valor y facilitando el trabajo de filtrado, logrando evidenciar, de esta manera, un panorama más completo acerca de las razones por las cuales se considera que una candidatura encaja perfectamente con el puesto de empleo al que se postula. 

Aumenta tu valor

Carta de presentación

Currículum Vitae

Candidato ideal

Estructura de una carta de presentación

Para que dicha carta sea lo más efectiva posible, debe responder a una estructura que sea atractiva y fácil de comprender. 

Encabezado: debe contener la información de contacto del postulante (lado derecho) y de la persona de la empresa que la recibirá (lado izquierdo).
Ejemplo:

Encabezado

Aunque algunas empresas tienen sus propias plataformas online para recibir currículum/carta de presentación, otras utilizan portales laborales. Actualmente, es común que se revise el perfil de los candidatos vía correo electrónico. En este caso, en vez del encabezado, el apartado a tener en consideración es el de “Asunto”. Para que el reclutador lea la carta por email, lo primero que tiene que hacer es abrir el correo, y la mejor forma de invitarlo a ello es eligiendo un asunto apropiado.

El asunto debe explicar cuál es la vacante de interés. Debe ser breve, pero muy claro. Ten presente que muchas veces las empresas especifican cómo redactar el asunto.

Ejemplo:

Encabezado

Introducción: corresponde a la primera parte de la carta. Entre los principales elementos a considerar, se encuentra el vocativo, que en este caso corresponde al nombre del reclutador (este dato es posible hallarlo en el LinkedIn de la empresa o también a través de una consulta telefónica), acompañado de un adjetivo cordial como “Estimado”. Recuerda que después del vocativo siempre se escriben dos puntos (:) y se continúa la redacción en la línea de más abajo. Al comenzar, se debe incluir una fórmula de saludo (por ejemplo, “Junto con saludar cordialmente”), posteriormente, la presentación del candidato y, finalmente, el propósito.

Ejemplo:

Introduccion

Desarrollo: es la parte más extensa del texto en la que se deben incluir por lo menos dos motivos que sustenten tu postulación al cargo. Estos deben estar basados en hechos (conocimientos de la especialidad, habilidad blanda, formación académica o experiencia laboral). 
Considera a modo de evidencias los cursos, certificados o experiencias previas, ya que respaldan y fortalecen la postulación.

Ejemplo.

Desarrollo


Recuerda ordenar la información en párrafos.

Se recomienda exponer los conocimientos y certificaciones, pero también las habilidades blandas. Estas deben ir en función del puesto de trabajo.

Párrafos

Conclusión: corresponde al cierre de la carta de presentación. En este, se realiza una síntesis  de las principales razones expuestas en el desarrollo. Sumado a esto, se sugiere, a modo de estrategia, mencionar la disposición para una reunión o una entrevista. Luego, en la línea de más abajo se añade una fórmula de despedida (por ejemplo “Saludos”, “Saludos cordiales”, “Atentamente”, “Se despide atentamente”, etc.) y, finalmente, el nombre y apellido del emisor, teniendo la precaución de escribir ambos con mayúsculas iniciales. 

Ejemplo:

Conclusión

Recuerda utilizar conectores: “por consiguiente”, “puesto que”, “no obstante”, “asimismo”, etc., y ordenadores discursivos: “para comenzar”, en primer lugar”, “en segundo lugar”, “por otra parte”, “por último”, etc. Estos te permitirán organizar y dar coherencia a tus ideas.

Recomendaciones

Otros aspectos que debes considerar en tu carta de presentación son los siguientes:

  • Indica cómo puedes contribuir a la empresa: señala tus capacidades y lo que puedes aportar a la empresa con tu experiencia y formación.
  • Da cuenta de tus habilidades blandas: además de los conocimientos y las experiencias laborales deseadas por los reclutadores, la carta de presentación te permite destacar rasgos de tu personalidad y habilidades blandas que muestren al empleador que eres el candidato más adecuado.
  • Trata de ser breve y conciso: expresa tus ideas de la forma más clara posible, no te extiendas demasiado.
  • Utiliza “Call to Action”: palabras disparadoras que incitan al reclutador a que te contacte. Por ejemplo: "Me gustaría poder concretar una reunión en donde pueda ahondar en mi experiencia profesional".

¿Qué se debe evitar?

 

 

  • Repetir la información del currículum en la carta.
  • Utilizar siglas y abreviaturas, ya que pueden generar confusión. 
  • Comenzar las oraciones con “yo”.
  • Tutear a alguien que no conoces.
  • Hacer una carta demasiado extensa; no debe ocupar más de una página.
  • Utilizar una carta genérica, pues lo ideal es adaptarla según las cualidades y habilidades que busca la empresa.
  • Incluir saludos demasiados afectuosos e informales. Por ejemplo: “¡Hola! ¿Cómo estás?”
  • Emplear términos como “señora”, ya que pueden resultar poco apropiados para algunas personas (especialmente cuando desconocemos su estado civil o su edad).

¿Y si aún no tienes experiencia laboral?

  • Es el momento para destacar tu actitud y proactividad, así como otras habilidades blandas.
  • Muéstrate preparado para asumir nuevos desafíos y crecer profesional y personalmente.

Licencia Creative Commons

Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional

Bibliotecas Duoc UC